Historia  |  Política Integrada   |  Evolución   |  Responsabilidad   |  Certificaciones   |  Atención al Cliente   |  Medioambiente

Empresa | Medioambiente

 FAPLISA viene conformando una conciencia medioambiental y adaptando sus procesos a las graduales demandas de protección del entorno, con cuyo principio está firmemente comprometida. 
 
 Entre 1997 y 2001, se realizó una intensa tarea de adecuación y mejora con arreglo a la normativa medioambiental, tanto del establecimiento inicial como del ampliado. 
 
 Resultados de esta labor, se pueden mencionar desde la inscripción en el registro de pequeños productores de residuos peligrosos y la identificación industrial de vertido a la red de saneamiento, pasando por la calificación ambiental con informe favorable y la licencia de apertura y actividad definitiva para ambos establecimientos, hasta la renovación de las inscripciones en el registro industrial y en el registro de almacenamientos de productos químicos de los establecimientos inicial y ampliado. 

 En 2001, se tomó la iniciativa de componer todos estos elementos de la acción medioambiental de la empresa y construir un sistema de gestión. A finales de 2002 se concretó esta decisión en el desarrollo e implantación de un sistema de gestión medioambiental de acuerdo con la norma ISO 14001, certificado por el Servicio de Certificación de Cámara de Madrid el 12 de noviembre de 2003. 

 Este sistema ha sido públicamente puesto de manifiesto, de acuerdo con el reglamento EMAS, a través de su registro oficial en el organismo competente desde diciembre de 2003, inscrito por resolución favorable del departamento de medio ambiente de la Comunidad de Madrid. El sistema de gestión medioambiental de FAPLISA consta de los siguientes elementos y objetivos: 

1º-Una identificación de los impactos medioambientales producidos por la actividad de FAPLISA. Estos han quedado registrados y han de ser actualizados anualmente. 

  2º-Una recopilación de todos los requisitos legales que aplican al establecimiento, a la actividad y a los impactos medioambientales de FAPLISA. Se examina periódicamente el grado de cumplimiento de tales requisitos y se adoptan las resoluciones pertinentes. 

  3º-Una evaluación de la “importancia” o significación de los impactos medioambientales frente a criterios legales o internos para así determinar los impactos significativos. 

  4º-Un plan de actuación o mejora (mediante objetivos medioambientales) para controlar y minimizar los impactos significativos. El objetivo original del sistema es mejorar el comportamiento medioambiental de la empresa. 

  5º-Un manual y un conjunto de procedimientos que ordenan y documentan todo el sistema y que se han distribuido a todos los departamentos de FAPLISA

  6º-Entre la documentación aportada figura la política de medio ambiente de FAPLISA, cuyo argumento vertebrador es la reducción de los residuos generados por la actividad, mediante el reproceso de cuantos más subproductos mejor. 

  7º-El sistema medioambiental se basa también en la comunicación interna y externa de los impactos significativos, de los programas para controlarlos y optimizarlos y de su seguimiento. Toda esta información se hace pública a través de la declaración medioambiental. 

  8º-El sistema medioambiental es conforme con la norma ISO 14001 y con el reglamento europeo EMAS. 
 
 Como colofón de su compromiso con la prevención de la contaminación, FAPLISA ha desarrollado una alternativa para la recuperación de sus residuos de envases usados mediante la creación de una red de valorizadores en toda España a partir de junio de 2002 y operativa desde junio de 2005. 

 Adicionalmente, FAPLISA se ha convertido en gestor para la operaciones de almacenamiento temporal y reducción de volumen de sus propios residuos de envases usados, con inscripción en el registro correspondiente de la Comunidad de Madrid de fecha 14 de junio de 2005. El objetivo de estas dos iniciativas es dar una respuesta adecuada al impacto ambiental indirecto más significado de nuestra actividad.